Hacernos cargo: consumo responsable

Hacernos cargo: consumo responsable

El consumo responsable es un cambio cultural depende de todos y las grandes cosas se construyen con pequeños gestos. Estar más atentos a qué compramos, para qué y a quién pueden ser la guía para mejorar el impacto que generamos en el entorno.

¿Qué es el consumo responsable?

El consumo responsable es una tendencia que va ganando terreno, sobre todo entre los más jóvenes. Es una manera de encarar las compras pensando en el impacto que tiene ese producto en el medioambiente y en paralelo, tiene en cuenta el bienestar de los trabajadores que hacen esos productos.

Esto cambia radicalmente el vínculo entre las personas en las marcas porque las interpela a repensar sus modelos de producción. Las personas esperan que las empresas actúen responsablemente a nivel social y ambiental.

Muchas marcas están llevando su actividad a una visión sustentable que evalúa su propio impacto a nivel ambiental y social. Reorientar su actividad y sostener una marca con propósito mejora el vínculo con el consumidor y a la vez, el propio negocio.

¿Cómo es el consumidor responsable?

El consumidor responsable es alguien que tiene conciencia sobre sus hábitos de consumo, está informado y toma decisiones de compra basadas en los pilares del consumo responsable. El consumidor responsable busca un impacto positivo en el ambiente y en la sociedad.

Esta tendencia llama permanentemente a la reflexión y es la contracara del consumismo. Invita a la personas a tener una actitud comprometida que contemple:

  • Bajar el consumo como una cuestión ética pensando en el cuidado del ambiente.
  • Incorporar a su vida las tres erres que impulsan los movimientos ecologistas: reducir, reciclar y reutilizar.
  • Tener en cuenta las condiciones laborales en las que se hace un producto y descartar marcas que tienen denuncias sobre explotación laboral.
  • Pensar en el impacto que tiene en el ambiente lo que se va a comprar.

Cambiar el mundo no se hace de un día para el otro pero si modificamos nuestros hábitos podemos impactar positivamente en el entorno y convertirnos en agentes de cambio en nuestras comunidades. ¿Mejoramos juntos el mundo?